Al son de un tic tac

Publicado: febrero 3, 2012 en General

Hace un par de años tuve la necesidad imperiosa de arreglar el viejo reloj de mi abuelo. Fui buscando relojeros por el centro de Asunción que cobraran lo justo e hicieran un buen trabajo (fue muy difícil). En una de las relojerías un señor me dijo: “Te lo puedo arreglar pero en un mes y te costaría como 150.000 guaraníes” entonces obviamente fui a otro: “Yo no lo puedo arreglar hoy pero lo podés llevar a Don Marsá que él te lo va a reparar, en 15 de Agosto y Haedo”. Me aventure a buscarlo porque ya lo quería ver funcionando. Al doblar la esquina veo un viejo cartel que decía “Relojería Marsá – Arreglos al instante”, entro al pequeño salón que con música clásica y tantos relojes y repuestos me introdujeron enseguida en un mundo fascinante. Quien atendía (y lo sigue haciendo) era Don Marsá, un hombre de unos 80 y pico de años canoso y de ojos azules con un español elegante y una simpatía inigualable. Me saluda y con una sonrisa me dice “Qué me traes! Qué me traes!”, le paso el viejo reloj y enseguida empieza a buscar su monoculo y una herramienta que rozaba lo microscópico. En 5 minutos de sacar, poner, limpiar y soplar me lo acerca al oido y dice: “¿Lo escucha caballero?”. Hoy fui a su relojería de nuevo pero con el objetivo de retratarlo al son de un tic tac. Seguía ahí por suerte con la sonrisa de siempre y extrañado por el pedido de sacarle una foto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s