De los libros al fuego

Publicado: mayo 4, 2011 en General

Ya bastante tiempo desde mi último posteo. Lo bueno es saber que mucho de lo aquí expuesto ha servido a la gente. Los tenía abandonados, pero ya me estoy haciendo de espacio para escribir de vez en mes como diría Arjona.

Hoy día mi campo de batalla ha cambiado un poco, bueno se ha puesto un poco más dinámico. He pasado de ser un estudiante de medicina a ser un estudiante y bombero voluntario. Hasta ahora me han dicho de todo para que abandone esta manera de explotar mi vocación, pero no lo pienso hacer. Cuesta un mundo mantenerse al pie del servicio cuando me necesitan y mantener a la vez un promedio aceptable en la facultad, pero ya estoy domando a esta bestia que se hace la difícil. Nuestro principal enemigo no son la mala onda que tiran desde todos los ángulos, sino nuestra falta de voluntad para arremeter con furia hacia nuestro objetivo.

La decisión que tomé fue complicada pero cuando suena esa sirena y llegamos a ayudar en algún accidente o incendio, me doy cuenta de que todo “vale la pena”, no cambiaría por nada eso. Y mucho menos mis compañeros con verdadera vocación de servicio.

Hace apenas 6 meses que soy bombero y ya he aportado un montón a mi formación valorando lo bueno y lo malo de todo. Desgraciadamente no puedo ser bombero voluntario toda la vida a lo que recuerdo a Baden Powell: “Traten de dejar este mundo en mejores condiciones de como lo encontraron; de esta manera, cuando les llegue la hora de morir, podrán hacerlo felices, porque por lo menos no perdieron el tiempo, e hicieron cuanto les fue posible por hacer el bien”.

Mientras se pueda debemos ser parte de la construcción de un mundo mejor en cualquier ámbito de la vida en el que se incursione. La vida un hombre solitario y sin ganas de ayudar a su prójimo, es una vida sencillamente “vacía”. Un hombre solitario puede estar rodeado de muchas personas pero aún así se ahoga en su propio egoísmo.

Como escribía San Josemaría en el primer punto de CAMINO: “Que tu vida no sea una vida estéril. —Sé útil. —Deja poso. —Ilumina, con la luminaria de tu fe y de tu amor. Borra, con tu vida de apóstol, la señal viscosa y sucia que dejaron los sembradores impuros del odio.”

Si aún no estás haciendo nada, y lees esto. ¡Bien por ti! ¡Puedes empezar ahora!

Buena semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s