Mes de Mayo! Mes de las Madres! Mes de la Virgen!

Publicado: mayo 14, 2009 en General

¿A quién no le gusta que le digan lo bella que es su madre…? No creo que a Jesús le moleste… Fruto bendito de su vientre… Concebido por obra y gracia del Espíritu Santo… Yo soy un joven aspirante a estudiante de Medicina, un tipo normal… Tengo novia, amigos y una familia estupenda… No soy ningun santo pero procuro alabar a Dios a cada segundo… Cuesta pero créeme que a su lado nada te faltará… Yo rezo el rosario… Le digo piropos a la Madre de Dios, mi Madre, en cada Ave María trato de imaginarme lo que experimentó ella… La imagino junto al arcangel… Aceptando sin dudar la voluntad del Señor… La imagino junto a Jesús, su hijo, clavado en la cruz, con una corona de espinas, sufriendo ese tremendo dolor, estoy seguro que tu madre en la Tierra hubiese sufrido muchísimo si tú estuvieras sangrandoy gritando… Ella aceptó sin vascilar la Santísima Voluntad de Nuestro Señor… Y eso lo admiro muchísimo… Quisiera ser como ella… Entregar mi vida a la Voluntad del Señor como ella lo hizo… Rezo el rosario, rezo sus misterios con pasión…y me enamoro de nuestro Señor…

Te invito a que reces tan solo un misterio, meditalo y usa tu imaginación para sentir esos momentos de entrega total.. Puede ayudarte esta breve guíaCLICK AQUÍ!

Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”.
Luego dijo al discípulo: “Aquí tienes a tu madre”.
Juan 19: 26 b

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena deEspíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: Bendita tú entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor! Y dijoMaría: Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, poreso desde ahora todas las generaciones me llamarán BIENAVENTURADA. Lucas 1, 39-56.
¡Cómo gusta a los hombres que les recuerden su parentesco con personajes de la literatura, de la política, de la milicia, de la Iglesia!…
—Canta ante la Virgen Inmaculada, recordándole:
Dios te salve, María, hija de Dios Padre: Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo: Dios te salve, María, Esposa de Dios Espíritu Santo… ¡Más que tú, sólo Dios!
Camino, 496

De una manera espontánea, natural, surge en nosotros el deseo de tratar a la Madre de Dios, que es también Madre nuestra. De tratarla como se trata a una persona viva: porque sobre Ella no ha triunfado la muerte, sino que está en cuerpo y alma junto a Dios Padre, junto a su Hijo, junto al Espíritu Santo.

Advocaciones de la Virgen

¿¡QUIERO REZARLO AHORA!?

Para comprender el papel que María desempeña en la vida cristiana, para sentirnos atraídos hacia Ella, para buscar su amable compañía con filial afecto, no hacen falta grandes disquisiciones, aunque el misterio de la Maternidad divina tiene una riqueza de contenido sobre el que nunca reflexionaremos bastante.

La fe católica ha sabido reconocer en María un signo privilegiado del amor de Dios: Dios nos llama ya ahora sus amigos, su gracia obra en nosotros, nos regenera del pecado, nos da las fuerzas para que, entre las debilidades propias de quien aún es polvo y miseria, podamos reflejar de algún modo el rostro de Cristo. No somos sólo náufragos a los que Dios ha prometido salvar, sino que esa salvación obra ya en nosotros. Nuestro trato con Dios no es el de un ciego que ansía la luz pero que gime entre las angustias de la obscuridad, sino el de un hijo que se sabe amado por su Padre.

De esa cordialidad, de esa confianza, de esa seguridad, nos habla María. Por eso su nombre llega tan derecho al corazón. La relación de cada uno de nosotros con nuestra propia madre, puede servirnos de modelo y de pauta para nuestro trato con la Señora del Dulce Nombre, María. Hemos de amar a Dios con el mismo corazón con el que queremos a nuestros padres, a nuestros hermanos, a los otros miembros de nuestra familia, a nuestros amigos o amigas: no tenemos otro corazón. Y con ese mismo corazón hemos de tratar a María.

¿Cómo se comportan un hijo o una hija normales con su madre? De mil maneras, pero siempre con cariño y con confianza. Con un cariño que discurrirá en cada caso por cauces determinados, nacidos de la vida misma, que no son nunca algo frío, sino costumbres entrañables de hogar, pequeños detalles diarios, que el hijo necesita tener con su madre y que la madre echa de menos si el hijo alguna vez los olvida: un beso o una caricia al salir o al volver a casa, un pequeño obsequio, unas palabras expresivas.

En nuestras relaciones con Nuestra Madre del Cielo hay también esas normas de piedad filial, que son el cauce de nuestro comportamiento habitual con Ella. Muchos cristianos hacen propia la costumbre antigua del escapulario; o han adquirido el hábito de saludar —no hace falta la palabra, el pensamiento basta— las imágenes de María que hay en todo hogar cristiano o que adornan las calles de tantas ciudades; o viven esa oración maravillosa que es el santo rosario, en el que el alma no se cansa de decir siempre las mismas cosas, como no se cansan los enamorados cuando se quieren, y en el que se aprende a revivir los momentos centrales de la vida del Señor; o acostumbran dedicar a la Señora un día de la semana —precisamente este mismo en que estamos ahora reunidos: el sábado—, ofreciéndole alguna pequeña delicadeza y meditando más especialmente en su maternidad.

Hay muchas otras devociones marianas que no es necesario recordar aquí ahora. No tienen por qué estar incorporadas todas a la vida de cada cristiano —crecer en vida sobrenatural es algo muy distinto del mero ir amontonando devociones—, pero debo afirmar al mismo tiempo que no posee la plenitud de la fe quien no vive alguna de ellas, quien no manifiesta de algún modo su amor a María.

Los que consideran superadas las devociones a la Virgen Santísima, dan señales de que han perdido el hondo sentido cristiano que encierran, de que han olvidado la fuente de donde nacen: la fe en la voluntad salvadora de Dios Padre, el amor a Dios Hijo que se hizo realmente hombre y nació de una mujer, la confianza en Dios Espíritu Santo que nos santifica con su gracia. Es Dios quien nos ha dado a María, y no tenemos derecho a rechazarla, sino que hemos de acudir a Ella con amor y con alegría de hijos.
Es Cristo que pasa, 142

María Santísima, Madre de Dios, pasa inadvertida, como una más entre las mujeres de su pueblo.
—Aprende de Ella a vivir con “naturalidad”.
Camino, 499

SI TE GUSTÓ EL ARTíCULO NO DUDES EN COMENTARLO

FELICITO A LOS AUTORES DE LOS VIDEOS ADJUNTOS EN ESTE BLOG… UN TRABAJO ESTUPENDO… VALE LA PENA! PUES ESTOS HAN TOCADO EL CORAZÓN DE MILLES!

Anuncios
comentarios
  1. Juan José dice:

    Juandy: Excelente artículo! Buenísimo. Ahora te falta algo sobre Nuestra Independencia. Saludos!

  2. Andy dice:

    Santa María, lo que eres capaz de hacer por nosotros, sólo por un AVEMARÍA!! POR REZAR UN AVEMARÍA CUANTO PUEDO CONSEGUIR!! FELIZ MES MADRE MÍA!!
    congratulations;)

  3. RAFAEL CATCOPARCO dice:

    MUCHAS BENDICIONES QUE NUESTRA MADRE SU MADRE MARIA LES CONCEDA MUCHAS BENDICIONES POR ESTE PORTAL DE ESPERANZA Y AMOR HACIA LOS VALORES CRISTIANOS
    PASTORAL DE C.E SAGRADA FAMILIA AMBATO

  4. Male dice:

    Primoooo!!! este es tu blog?! WOOOOOOOOOOOW!!! SENCILLAMENTE FABULOSO!!! SOS UN GRAAAAANDE!!!!! Estoy suuuper orgullosa de vos primo, de verdad! Felicidades por el hermoso articulo! ME ENCANTO! BENDICIONES!! TE QUIERO MUCHO!

  5. Magdalena dice:

    Excelente, gracías por tu aporte, siempre hace falta gente maravillosa como vos. Es un artículo muy bonito, Dios Todopoderoso y la Virgen Maria os Bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s